aatwitter-distribucion  banner_facebook

 

IMAGENES

En el año 1940 fue fundada en Valladolid la Cofradía Penitencial de la Sagrada Cena por un grupo de personas amantes de la Eucaristía y de la Semana Santa y con la intención de aportar a la Semana Mayor vallisoletana de algo que carecía: un paso que representara la Última Cena del Señor.

 Valladolid no tenía un paso de esa advocación y la Cofradía, decidida a tenerlo cuanto antes, convoca en el año 1942 un concurso nacional para su realización.

El jurado concedió la obra al escultor vasco nacido en Bilbao el 1 de junio de 1893, Juan Guraya y Urrutia, con la condición de que estuviera terminado en 1946 y que cuanto antes entregara una figura totalmente acabada y policromada.

En 1946 no se terminó el paso, pero llegó la primera figura, el Jesús (el actual “Jesús de la Esperanza”) que fue muy bien acogida por la crítica especializada; escultura que nunca llegaría a figurar en el paso, pues al autor le pareció pequeña para la magnitud de la obra y la sustituyó por otra, la actual y con la que se estrenó el paso, quedándose con la anterior la Cofradía.

Archivo de la Cofradía P. y S. de la Sagrada Cena
Archivo de la Cofradía P. y S. de la Sagrada Cena 

El tiempo de ejecución del paso se dilataba y las imágenes iban llegando lentamente, debido a las dificultades económicas de la Cofradía.

Decisiva fue la intervención del industrial D. Juan Roger en 1954, que se compromete con el escultor a satisfacerle pagos periódicos a cambio de que el paso estuviera terminado lo antes posible. Con este mecenazgo, la obra cobra mayor agilidad y las figuras van llegando y pueden ser contempladas en una capilla de la  Catedral vallisoletana, llegada que constituía u acontecimiento, no sólo para los cofrades, sino para todos los ciudadanos.

En 1958 se terminó el paso. Fue bendecido solemnemente en la Catedral el Domingo de Ramos día 30 de marzo por el Arzobispo D. José García Goldáraz y salió por primea vez en procesión el Jueves Santo 3 de abril del año mencionado, ante la expectación de todo Valladolid y la natural alegría de los cofrades. Se había esperado dieciséis años para rendir culto al paso de “La Sagrada Cena”. Archivo de la Cofradía P. y S. de la Sagrada Cena 
Archivo de la Cofradía P. y S. de la Sagrada Cena  La Sagrada Cena” difiere de las representaciones más tradicionales de la Última Cena. Se pueden apreciar los escorzos de las figuras, sus rostros incrédulos o expectantes como difieren de la mayoría de las representaciones. El motivo, según lo explicaba el mismo Guraya, es que el momento representado es el más trascendental del Cenáculo, “La institución de la Eucaristía”, cuando el Señor dice a sus apóstoles “Tomad y comer, éste es mi cuerpo”, “Tomad y beber, ésta es mi sangre” y los discípulos no comprenden lo que les dice el Maestro, de ahí sus agitadas posturas y expresiones.

 

La imagen de “Jesús de la Esperanza” recibió dicha advocación desde el año 1979, momento en cual comenzó a recibir culto y a participar en las procesiones.